viernes, 20 de marzo de 2015

Perséfone

Esta es la historia de un gran amor, quizás uno de los más bellos e inmenso:  el de una madre y una hija (Perséfone y Démeter) que son obligadas a separarse por el capricho del dios Hades, quien un día rapta a Perséfone llevándosela al Inframundo, dejando a su madre desolada y al mundo privado de la estación de la primavera, que sólo será posible con el reencuentro de las dos.

Como ya os dije, es la historia de un gran amor, igual que Perséfone,   a veces siento que vivo en un eterno invierno, donde la primavera es sólo un recuerdo borroso, que el tiempo se encarga de nublar. Pero entonces algo en mi interior comienza a brotar, y un  sonido casi imperceptible pero cercano, tal vez el aire que se cuela por algún resquicio, me despierta de mi letargo, me llama, y me envuelve en un abrazo...

viernes, 2 de diciembre de 2011

El baile de máscaras


Hubo un tiempo ya remoto, en que las personas se mostraban como eran, pues aún no habían desarrollado la capacidad de disfrazar sus emociones bajo un velo de falsedad, "la cara es el espejo del alma", decían, y uno podía adivinar lo que pensaba el otro tan sólo mirándole a los ojos, pero esa cualidad también nos hacía vulnerables, de modo que las máscaras eran un elemento imprescindible en las fiestas, que no sólo aportaban diversión, sino que también era una forma de esconderse tras ellas, pudiendo así comportarse a su antojo, sin ser delatadas. Y eso las diosas lo sabían, y dominaban ese arte a la perfección; meses antes de la fiesta del Baile, buscaban entre los artesanos más virtuosos, hasta encontrar la ansiada pieza, que coleccionaban llegando a tener una para cada ocasión, así podían mostrarse alegres si les inundaba la tristeza, fuertes si se sentían heridas y débiles, malvadas si a su paso iban derramando amor. ¡No podemos ni imaginar el poder que poseían esas máscaras! Y las guardaban en una vitrina custodiada por aguerridos soldados; pues sólo aquel que descubriera el engaño de aquellos rostros falsos, conocería la verdadera identidad de su dueña.

lunes, 29 de agosto de 2011

Tras el letargo


¡Y desperté! Y cual fue mi sorpresa al encontrar esta imagen sobre mi mesilla de noche: el espejo había menguado y se había convertido en un marco, en cuyo interior colgaba una máscara dorada. ¿Quizá sea éste el atuendo que he de llevar para atravesarlo?

martes, 21 de septiembre de 2010

Despiértame cuando Septiembre acabe

"Wake me up when September end" así reza el título de una canción, y es que, no se a vosotros, pero a mí Septiembre parece envolverme en una esfera de desasosiego e incertidumbre, unida a la sensación de que inevitablemente se cierra un ciclo para comenzar otro. Arrastrada por este extraño sentimiento y guiada por la intuición comencé a escarbar buscando una razón lógica y descubrí que Septiembre, llamado "Boedromion" en el calendario ático, esconde un sinfín de acontecimientos extraños plagado de celebraciones y ritos que, una vez más, tienen que ver con creencias ancestrales y sus misterios, que aunque no seamos conscientes de ello, o nos cueste reconocerlo, gobiernan nuestras vidas, y a veces también nuestros pensamientos.
Quizás por eso ahora sólo deseo cerrar los ojos y despertarme... cuando Septiembre acabe.

domingo, 6 de junio de 2010

El tunel del tiempo




Queridos amigos: Sé que pensáis que os tengo olvidados, pero nada más lejos de la verdad, lo cierto es que me quedé enredada en el túnel del tiempo, como aquel viajero que se quedó dormido una noche en el bosque, y al despertar comprobó sorprendido que habían transcurrido meses, años, y al palpar su rostro todavía aturdido, encontró en su lugar una larga y canosa barba adornada con flores silvestres.
Quizás yo también me quedé dormida en algún túmulo,cegada por las luces centelleantes que delatan la entrada al país de las hadas, rincón privilegiado donde danzan en círculo en noches estrelladas.

viernes, 19 de marzo de 2010

Ninfas perdidas

Pudo ocurrir que algunas ninfas, cansadas de tanto esperar que las encontraran, se convirtieron en estatuas de piedra, otras, sintiéndose olvidadas, volvieron a sus orígenes y se mimetizaron con la Naturaleza; ( y si no, mirad en los huecos de los troncos de los árboles, o en los surcos de las hojas secas...) y otras, las más deseosas de ser amadas, y de sentir los sueños de los niños en la punta de sus dedos, se convirtieron en muñecas.

jueves, 21 de enero de 2010

Los han visto


No, no he desistido aún, y en mi incansable búsqueda he encontrado alguien que los ha visto, cómo si no, podría reproducirlos con tal detallismo? Así que no pude vencer la tentación de dibujarlo, al menos para tener una evidencia y poder mostrároslo, y fue fascinante detenerse en cada detalle, como si con el lápiz pudiera hacerle cosquillas y en cualquier momento cobrara vida.
Os invito a que visitéis el blog de este artista, y como me ocurrió a mí, os convenceréis de su existencia.

¿Podéis oír el batir de alas?

http://fairystudiokallies.blogspot.com/